30 de julio de 2011

Colaborar con el mal no ayuda a mejorarlo ni a erradicarlo


GRANJAS DE ESCLAVOS


Mi reflexión en el día de hoy viene motivada a leer la siguiente noticia: 
"Un incendio en una granja provoca la muerte de 14.000 pollitos"
Lo primero que he pensado, además de la horrible injusticia que es la explotación animal, es que ojalá esas personas no hubieran sufrido al morir. Muchos habrán pensado algo similar. Pero no valoraríamos correctamente este suceso si nos quedáramos ahí.

No olvidemos, antes de nada, que esta situación de confinamiento bajo la que vivían las víctimas está creada originariamente por la mentalidad que considera legítimo que los seres humanos usemos a otros animales para nuestro beneficio. Esa mentalidad permite, favorece y motiva la demanda de productos provenientes de la explotación animal. De no haber muerto antes esos animales habrían acabado siendo llevados al matadero para ser asesinados y utilizar sus cuerpos como mercancías.

En todo caso, si se diera la circunstancia, independientemente del contexto, de que alguien tuviera que morir inevitablemente por causa de un incendio, preferiría que muriera inconsciente por inhalación de humo (que parece que es una muerta más rápida y menos dolorosa) a que muriera abrasado por las llamas, que debe ser algo terriblemente doloroso. Pero ese deseo no legitimaría nunca el proponer que los pollos, o cualquier otro animal explotado, fueran asesinados mediante el método de gaseamiento, en lugar de otros como, por ejemplo, el degollamiento. 

Por desgracia, los bienestaristas suelen alegar este tipo de ejemplos para intentar justificar el promover unos métodos de explotación frente a otros. Lo cual en definitiva sólo sirve para justificar la explotación misma, gracias al mito de que esta explotación se puede llevar a cabo de una manera compasiva o humanitaria"promoviendo regulaciones de "bienestar animal".

¿Es mejor vivir la esclavitud al aire libre que encerrado toda tu vida en una granja? Tal vez lo sea, pero eso nunca justifica que promovamos ningún tipo de esclavitud. ¿Acaso no es mejor morir quemado de forma inconsciente que morir retorcido de dolor por el fuego? Obviamente sí, pero del mismo modo eso no justifica que promovamos que los pirómanos quemen a personas de determina manera con la excusa de que de esa manera las víctimas supuestamente sufrirán menos. 

La esclavitud sigue estando mal tanto si se hace a puerta cerrada o al aire libre como si causa más o menos sufrimiento. 

Todas las medidas que pretenden reformarla para supuestamente hacerla menos horrible lo único que consiguen no es aliviar el sufrimiento de las víctimas sino perpetuarlo en otras al ayudar a que la gente crea que sólo importa cómo tratamos a nuestros esclavos pero no se cuestione el hecho mismo de que sometamos a los animales nohumanos a ser nuestros esclavos. Esto permite que la gente no cuestione el especismo, que es la verdadera causa en definitiva de que las víctimas se encuentren en esa situación. Esa actitud facilita que el mal continúe; en lugar de ser detenido.

La forma correcta de afrontar el problema de los incendios provocados comienza obviamente por no colaborar en sus actos con quienes los causan o propician que ocurran.  Del mismo modo, no existe otra forma correcta de afrontar el problema de la explotación animal que optando por no colaborar con dicha explotación, incluyendo los intentos por reformarla. La única solución es la abolición. Y la solución comienza con el veganismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NORMAS DEL BLOG

No se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen a gritos— ni tampoco el empleo de insultos, amenazas o cualquier tipo de agresión verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas básicas de convivencia en este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...