8 de diciembre de 2011

Habitantes de la Tierra (Earhtlings)






En el documental Earthlings ("Habitantes de la Tierra") se habla principalmente sobre el especismo y el sufrimiento causado por la explotación animal.

En Earthlings se defiende la idea que si otros animales sufren no hay razón que justifique no tener cuenta ese sufrimiento de la misma manera que el sufrimiento de otros humanos.

Dado que todos los animales habitamos la Tierra, todos podemos ser igualmente considerados como habitantes de la Tierra, es decir, terrícolas ("earthlings"). No hay sexismo, racismo ni especismo en el término terrícola ("earthling") porque abarca a todos y cada uno de nosotros, de sangre caliente o frí­a, mamífero, invertebrado, ave, reptil, anfibio, pez o humano.

Los humanos no somos los únicos seres sintentes sobre este planeta. Compartimos el mundo con millones de otros animales que tienen conciencia e intereses propios. Sin embargo, tratamos de dominar a los demás animales y los tratamos como meros objetos que existen para nuestro beneficio. Esto es debido al prejuicio del especismo

Por analogía con el sexismo o el racismo, el término especismo es un prejuicio o actitud favorable hacia los intereses de los individuos de una misma especie y contra los individuos de otras especies.

Así lo explica Peter Singer:
«El racista viola el principio de igualdad al dar un peso mayor a los intereses de los miembros de su propia raza cuando hay un enfrentamiento entre sus intereses y los de otra raza. El sexista viola el mismo principio al favorecer los intereses de su propio sexo. De un modo similar, el especista permite que los intereses de su propia especie predominen sobre los intereses esenciales de los miembros de otras especies. El modelo es idéntico en los tres casos.»
Aunque lo más correcto sería decir que el especismo no da el mismo valor o consideración a los intereses de otros animales por el mero hecho de ser de otra especie. O sencillamente no les da ningún valor o consideración. No es necesario que haya un conflicto o enfrentamiento entre los individuos. La explotación sobre otros animales no está originada por el conflicto sino sólo por el beneficio que obtenemos de ella.

Es importante señalar que el especismo no es aplicable a los seres vivos en general sino solamente a los seres sintientes, ya que las plantas no pueden sentir dolor, ni sentir nada en general, puesto que no tienen sistema nervioso y por este motivo carecen de intereses.

Si un ser siente, entonces no existe justificación para no tenerlo en consideración como un individuo que merece respeto por sí mismo. No importa la especie del individuo. El principio de igualdad requiere que el valor inherente de cada individuo sea valorado de igual forma que el valor inherente de cualquier otro.

El primer paso fundamental para que podamos solucionar este grave problema es comprender que todos los seres sintientes merecemos consideración como personas y, por tanto, no ser utilizados como simples medios para los fines de nadie. El primer paso es el veganismo.

Aunque no estoy de acuerdo con el enfoque centrado principalmente en el sufrimiento, y con el hecho de estar casi totalmente limitado a hablar sólo sobre mamíferos y aves, en principio me parece bien que este documental se difunda como muestra de la realidad cotidiana de la explotación animal con el objetivo de ayudar a concienciar a la sociedad sobre este problema. Al menos mientras no contemos con mejores materiales para hacerlo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para mantener una discusión civilizada: no se permiten el uso de palabras en mayúsculas (equivalen a gritos) ni tampoco el empleo de insultos, amenazas o cualquier tipo de agresión verbal. Si no quieres que tu comentario sea borrado, por favor atente a las normas básicas de convivencia en este blog. Gracias por tu atención.

Normas del blog: http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...