10 de diciembre de 2013

Feminismo mal entendido




En ciertas ocasiones me he encontrado con una dudosa interpretación, supuestamente feminista, acerca de la explotación que ejercemos sobre sobre los demás animales. Esta perspectiva se podría resumir en lemas como el siguiente:
«¿Feministas que consumen lácteos? La leche de vaca es tortura, explotación, violación y asesinato de las hembras de otra especie. A ser coherentes con nuestras ideas!»
¿Qué conclusión deberíamos sacar de ese enunciado? Que la explotación sobre los machos sí estaría bien ¿o no? No habría problema por tanto en que las feministas consumieran animales masculinos. Ésta es la conclusión lógica que se deriva de afirmar que no hay que explotar a otros animales por el hecho de ser mujeres —hembras. Obviamente esto sanciona la explotación de los animales de sexo masculino.

Considero que ese enfoque es un error. Decir que no debemos explotar a otros individuos por ser hembras no es feminismo; es sexismo. A las vacas — y demás animales no humanos— se les discrimina y explota con la excusa de que no son humanos; no porque sean de sexo femenino. Los no-humanos de sexo masculino son explotados igualmente bajo la misma discriminación especista.

Considero que ese planteamiento basado en el sexo es tan erróneo como lo sería alegar que la violación de niñas es una cuestión feminista porque ellas son de sexo femenino, ignorando al mismo tiempo a los niños que son igualmente víctimas de abusos sexuales. Me parece que esto es un criterio sexista; no feminista. El feminismo no discrimina entre grupos o sexos, sino que pretende acabar con la discriminación moral entre sexos motivada por un prejuicio concreto: el machismo. 

El feminismo se fundamenta en el principio de igualdad y el respeto al valor intrínseco de la persona; y no en intentar privilegiar a un colectivo frente a otro.

El feminismo no trata acerca de las mujeres como tales —no es una cuestión ginecológica ni psicológica— sino que trata acerca del prejuicio sexista que las discrimina injustamente frente a los varones y todo el sistema generado bajo este prejuicio: el patriarcado. Señalar esta diferencia puede quizás parecer sutil, sin embargo entiendo que resulta de la mayor importancia.

Una mujer no merece respeto por el hecho mismo de ser mujer sino por el hecho de ser persona. El sexo —así como la raza o la especie— no tiene que ver con la constitución de la personalidad entendida como la capacidad de sentir: el hecho de ser un individuo consciente que tiene voluntad e intereses propios. 


La única característica relevante para ser incluido en la comunidad moral es la sintiencia. Todo lo demás es secundario o irrelevante, incluyendo el hecho de ser humano.

El feminismo ha aportado importantes nociones morales a la ética. Una de ellas es la idea de que si el cuerpo de una mujer es suyo —es parte integrante de su personalidad— entonces nadie debe tomar decisiones que afecten a su cuerpo sin el consentimiento de ella. Utilizar el cuerpo de otra persona para nuestro beneficio, sin su consentimiento, es una grave transgresión moral. Esto es una vulneración del respeto más básico que toda persona merece. 


¿Acaso no estamos utilizando los cuerpos de otros animales para nuestro beneficio sin el consentimiento de ellos y a costa de violar sus intereses más básicos? ¿Acaso no los estamos confinando, privando de libertad, mutilando y matando rutinariamente para utilizarlos como comida, vestimenta, entretenimiento, sujetos forzados en experimentos, y otros fines? Alguien que se considere feminista sin duda debería como mínimo reflexionar sobre todo esto y comprobar si es compatible con sus principios morales.

Una persona puede en la práctica ser feminista y al mismo tiempo ser especista. Esto es un hecho evidente. Por tanto la crítica debería centrarse en el especismo y no en decirles a las feministas que está mal explotar a otros animales por ser de género femenino. Esto último es simplemente un argumento sexista. El sexo de un individuo es irrelevante en lo que se refiere a la consideración moral.

Comentarios como: "La leche de vaca es tortura, explotación, violación y asesinato de las hembras de otra especie" o también: "la producción lechera destinada a los humanos es una explotación explicita del cuerpo de la femeninas y refleja una forma de violencia sexual" claramente denuncian un tipo de violencia concreta por el hecho estar dirigida contra animales hembras. Pero el prejuicio que motiva o permite dicha violencia no es el sexismo sino que es el especismo.

Según ese planteamiento no sería coherente el hecho de ser feminista con el hecho de participar en la explotación de otros animales porque son hembras [mujeres]. Sólo por eso: porque son de sexo femenino. No se argumenta que sean seres sintientes o personas con derechos. Ese planteamiento dice que no hay que explotar a otros animales por el hecho de que son de sexo femenino. Esto es sexismo.

No explotamos a las hembras de otras especies por ser de sexo femenino, sino por pertenecer a otra especie que no es la humana. Por tanto, la crítica está totalmente errada e ignora que la misma violencia afecta por igual a los no-humanos de sexo masculino. De ahí que considero que ese enfoque es errado y sexista.

En todo caso, el feminismo como tal no es incoherente con el hecho de participar en la explotación especista. El feminismo se refiere al prejuicio del machismo. Pero la explotación especista no está motivada por el machismo, sino por el especismo. 

Lo que sí sería incoherente es que teniendo en cuenta que el feminismo se basa en el principio de igualdad y en el principio de respeto al valor inherente de la persona, quien defienda el feminismo no aplique esos mismos principios cuando se trata de nuestra relación moral con los no-humanos. Esto sí es incoherente.

El feminismo se opone al machismo porque se basa en la igualdad y el respeto por la persona. Por ello, las feministas deberían aplicar esa misma base ética contra el prejuicio del especismo para rechazarlo. Todos en general deberíamos hacerlo así.

El veganismo es equivalente al feminismo, pero aplicado a la opresión especista que ejercemos contra los animales no humanos.

El veganismo y el feminismo compartirían la misma base moral. Pero se diferencian en el enfoque a donde dirigen su mensaje y estrategia.
El feminismo se enfoca en el machismo. Y el veganismo se enfoca en la opresión especista. Machismo y especismo son prejuicios diferentes —aunque igualmente erróneos— y necesitan una respuesta específica.
El feminismo surgió para responder al machismo; y el veganismo surgió para oponerse al antropocentrismo.

Al igual que el sexismo; el especismo discrimina injustamente, puesto que todos los animales somos individuos y tenemos los mismos intereses básicos. El especismo es análogo al sexismo en que discrimina a las personas por características irrelevantes para la consideración moral.

La diferencia entre veganismo y feminismo está en el prejuicio al que dirigen su mensaje. Por eso ambos se refieren a individuos diferentes. Pero ni el feminismo ni el veganismo discriminan moralmente entre individuos sino que se enfocan sobre un prejuicio específico que discrimina injustamente entre individuos.

Artículos relacionados:


- Anima, animus, animal

- Entrevista a Carol Adams


6 comentarios:

  1. Si ser vegano es, sin connotación alguna, anti-naturam, ¿Es el feminismo antinaturam? Si es así, ¿Gaya ha muerto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comprendo por qué dices que es "anti-naturam". El texto no dice nada acerca de eso.

      Eliminar
  2. "Una mujer no merece respeto por el hecho mismo de ser mujer sino por el hecho de ser persona

    [...]

    respeto más básico que toda persona merece"

    ¿Por qué toda persona merece respeto por el hecho de ser persona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso lo explico en estos ensayos:

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2013/05/dos-conceptos-de-respeto-valor.html

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2014/01/que-significa-ser-persona.html

      Eliminar
  3. Si el feminismo surgió como respuesta al sexismo y el veganismo al especismo, ¿qué surgió como respuesta al racismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo constancia de que hubiera un movimiento específico sólo contra el racismo. Por lo general, las asociaciones y campañas que han tratado el tema del racismo han sido abolicionistas o basadas en reivindicar los derechos humanos o los derechos civiles. En todo caso, no conozco que haya un nombre concreto para la oposición al racismo.

      Si bien, quisiera aclarar que el feminismo se opone en concreto al machismo, es decir, a la idea de que las mujeres existen para servir a los hombres y deben ser discriminadas en sus derechos sólo por ser mujeres. Del mismo modo, el veganismo se opone en concreto al antropocentrismo, es decir, a la idea de que la humanidad tiene derecho a dominar a los demás animales y usarlos para propósitos humanos.

      Quiero decir con esto que si bien el feminismo no acepta el sexismo en su planteamiento, y el veganismo no acepta el especismo en el mismo modo, estas posiciones son más específicas en su contenido que la simple oposición al sexismo y al especismo respectivamente.

      Eliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...