12 de febrero de 2017

Carta abierta a Fundéu — El "flexiveganismo" no es válido




Estimados responsables de Fundéu,

Me gustaría exponerles una observación crítica sobre su artículo titulado «flexivegetarianismo y flexiveganismo, neologismos válidos».

Quisiera aclarar que el término "flexiveganismo" no es un término válido. No lo es por dos razones básicas.

La primera es que están confundiendo el veganismo con el vegetarianismo. El vegetarianismo es una dieta. Pero el veganismo no es una dieta. El veganismo es un principio ético en contra de la explotación de los animales. Por tanto, no pertenecen a la misma categoría. Ustedes califican al veganismo de "preferencia dietética" y esto no es correcto. El veganismo es un principio ético, igual que lo es el feminismo o el laicismo.

A diferencia de la mayoría de las palabras, que surgen espontáneamente, el término veganismo fue creado de forma deliberada y definido oficialmente de forma precisa por sus creadores a mediados del siglo XX. Así lo exponía Leslie Cross:
«La palabra “veganismo” tiene un significado tan simple como preciso. Significa: la doctrina de que los humanos debemos vivir sin explotar a los animales. Debido a que la cuestión de la definición es una tan obviamente importante, voy a solicitarles que sean tan amables de grabarla en su memoria, de forma que cuando usemos la palabra “veganismo” todos estemos pensando en lo mismo. Veganismo entonces, es la doctrina de que los humanos deben vivir sin explotar a los animales.»
La segunda razón, directamente relacionada con la primera, es que si el veganismo es un principio ético entonces no puede ser "flexible". Si eres "flexible" respecto de la explotación animal entonces no eres vegano. Ser "flexible" respecto de la explotación animal es lo mismo que no-ser-vegano. Ser vegano es adoptar una posición inflexible contra la explotación de los animales. Es una contradicción decir que eres vegano y que eres "flexible" respecto de la explotación animal.

Si no es correcto ser "flexible" respecto de la esclavitud humana entonces por la misma razón no es correcto ser "flexible" respecto de la explotación animal. Si no es correcto que seamos "flexibles" hacia el abuso contra las mujeres, entonces por la misma razón no debemos ser "flexibles" en lo que concierne al abuso contra los animales. Decir "flexivegano" es tan absurdo como decir "flexifeminista".

Quien sea "flexible" hacia el abuso sobre las mujeres no puede ser feminista. Es contradictorio. Del mismo modo, ser vegano es estar en contra de la explotación de los animales, así que si eres "flexible" sobre la explotación animal no eres vegano. Es una contradicción decir que eres vegano y que eres "flexible" respecto de la explotación animal.

Por favor, les agradecería  que corrijan este error de su artículo. Gracias por su atención.

10 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Se nota que quienes han tomado esa conclusión sólo se han basado en la cultura popular del término. Yo me esperaba algo más de profesionalidad e investigación por parte de una institución que pretende ser un modelo del buen uso del idioma tras la RAE.

    Este tipo de arbitrariedades me recuerdan, una vez más, que uno debe ser lo suficientemente maduro como para aplicar las reglas ortográficas y gramaticales según la coherencia que extraiga al reflexionar sobre ellas. Por mi parte, espero que no tener problemas en este sentido por negarme a adaptarme a los últimos cambios. Por ejemplo, el referido a la eliminación de la tilde en "solo" cuando funciona como adverbio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, diría que apenas se han tomado tiempo para conocer el veganismo. Si uno acude a las fuentes que explican el veganismo, y las organizaciones que lo difunden, comprobará que la mayoría de ellas señalan que el veganismo es una posición ética.

      Ni Fundéu ni la RAE son autoridades legítimas para imponer la forma en que debemos utilizar el lenguaje. Ellos no crearon el lenguaje ni las palabras que forman parte de él. Sus recomendaciones pueden ser correctas o pueden no serlo. Todo depende de las razones que aporten para justificarlo. Pero lo que ellos digan, sólo porque lo digan, no es una razón válida; es una falacia de autoridad.

      Yo considero que la palabra ´solo´ debe llevar tilde cuando es sinónimo de solamente. Soy partidario de la tilde diacrítica por su valor aclaratorio. Eliminarla sólo porque lo dice la RAE es simplemente ceder al autoritarismo de una institución que no es propietaria del lenguaje. El lenguaje es propiedad de la comunidad de hablantes, y la única autoridad legítima por sí misma es la lógica, y la lógica nos muestra que la tilde diacrítica es conveniente y necesaria. A veces creo que los académicos de la RAE se aburren mucho y lo único que se les ocurre para entretenerse es destruir las normas creadas en el pasado para racionalizar la lengua y asi divertirse con la polémica que fomentan.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Así es. Creo a veces que pretenden protagonimo y "recordarnos" que la existencia (y el gasto) de tal institución está justificada. ¿No se parecen a las organizaciones bienestaristas cuando sacan "victorias"?

      Por otra parte, ¿consideras lo mismo acerca de otros diacríticos como el habido entre los demostrativos y pronombres (ése, aquélla, éstos, etc.)?

      Yo los sigo usando tal cual porque considero que una distinta categoría gramatical es meritoria de una marca (bastante simple) para indicar su función sintáctica. El argumento en contra radica en que muchas veces no hay anfibología posible.

      Está, pues, el debate entre quienes consideran el valor de las tildes por la distinción de categorías (mi caso) y los que sólo las usan según el contexto. Esto último, para mi juicio, es inconsistente. No entiendo por qué la ortografía deba variar en función del contexto. Añade complicación innecesaria; pues basta con aprender cuándo se utiliza de una forma determinada según qué indica (demostrativo) o sustituye (pronombre), nada más.

      Un saludo cordial.

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo con lo que expones.

      Eliminar
  2. Me parece genial el articulo, y me parece que uno deba aclarar lo que mal informan. Felicidades!
    Debo decir que me tome personal el hecho de que digan que vegetariano es una dieta, yo no lo veo como dieta, yo lo veo como un paso al veganismo. Que, por razones personales, lo llevo poco a poco, despacio y buena letra. Se me ha sido complicado eliminar los lacteos, no consumo cuero, no consumo miel de abeja y mucho menos, acepto regalos que tengan que ver con algun tipo de crueldad animal. Deberian, tambien aclarar que no es solo dieta,si no que tambien es un estilo de vida para lograr un mundo mejor. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana.

      Me alegra mucho saber que estás en transición al veganismo. Espero que la culmines con éxito. Siempre puedes contar con mi ayuda para lo que necesites al respecto.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Poco después de enviarles la carta me respondieron esto:

    Gracias por sus observaciones. Vamos a estudiarlo.

    Algo menos de tres horas después me envían el siguiente mensaje:

    Hemos estudiando con detenimiento su mensaje y entendemos que nuestra
    recomendación es adecuada. En diccionarios como el de Seco se señala que
    el veganismo es ’régimen alimenticio de los veganos’. Lo que ocurre es que
    la voz tiene ya dos significados: el de la doctrina, que es el técnicamente
    preciso, y el de la práctica en la dieta, que está asentado y como extensión
    es válido, y es al segundo al que nos estamos refiriendo.


    Pero incluso si solo tuviera primera definición, dieta vegana no es
    de por sí incorrecto, pues es la dieta de los veganos, la que se basa en el
    principio de que no hay que explotar a los animales.


    Hay un caso similar con naturismo, que alude a la doctrina de buscar el
    contacto con la naturaleza y también a quienes la ponen en práctica
    con el nudismo.


    Finalmente, la doctrinas puede tener matices: por ejemplo, el eurocomunismo
    era un comunismo menos rígido o más cercano a la socialdemocracia que
    el originario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo la impresión de que se hayan tomado tiempo apenas para comprender lo que les estaba explicando. Así que les respondo lo siguiente, en un nuevo intento para que recapaciten:

      Les agradezco que hayan tenido en consideración mis palabras. Lamento que no hayan aceptado rectificar su recomendación. Es por esto que quisiera exponerles de nuevo por qué considero que la defensa del término "flexivegano" es incorrecta.

      La mayoría de la gente no conoce aún el veganismo, o sólo lo conoce de oídas, y lo que más le llama la atención es que los veganos no consumen animales. Esto lleva a creer que veganismo es una dieta o una práctica de consumo. No obstante, quienes nos consideramos veganos, y usamos este término habitualmente, entendemos que el veganismo es una posición ética, de la cual deriva una serie de prácticas, como ocurre con todas las posiciones morales. Sólo sucede que mucha gente confunde el veganismo con la práctica del veganismo. Acepto que el veganismo puede tener varios sentidos, pero significados sólo dispone de uno: el rechazo moral a la explotación de los animales.

      El diccionario de la RAE menciona que el veganismo es "una actitud consistente en rechazar alimentos o artículos de consumo de origen animal". No estoy de acuerdo con definir el veganismo de esta forma, pero al menos comprobarán que la RAE reconoce que el veganismo no se limita a la dieta. Lo mismo sucede con todos los diccionarios que he podido consultar. Sólo por esto me parece que sería errónea la declaración del veganismo como un tipo de dieta. Y si consultan la hemeroteca comprobarán que los artículos y entrevistas que tratan sobre veganismo señalan en su mayoría que el veganismo abarca todos los ámbitos de la vida y no sólo la dieta.

      Si comprendemos que el veganismo no es una dieta entonces sería contrario a la lógica fusionar los términos flexitarianismo y veganismo, porque el primero hace referencia a un tipo de dieta pero el veganismo no es una dieta. Y, además, la propia actitud flexitariana es contraria al sentido del veganismo como oposición moral.

      Aclaro que no he señalado que la expresión "dieta vegana" sea incorrecta. Lo que señalé es que es incorrecto decir que el veganismo es una dieta. El veganismo no es una dieta; es un principio ético. La dieta vegana sería la aplicación de este principio al ámbito de la alimentación. La dieta vegana existe, pero el veganismo no es una dieta; es un principio ético.

      Ser vegano no significa llevar una dieta; es asumir una posición moral concreta. Al igual que lo es ser feminista, ser abolicionista o ser laicista. Ser vegano significa que uno rechaza la cosificación y explotación de los animales. Obviamente, asumir esta posición tiene implicaciones en la vida práctica, y una de ellas es la alimentación. Por lógica, si estamos en contra de la explotación de seres humanos, rechazaremos el canibalismo. De igual modo, si somos veganos —si rechazamos la explotación de los animales— rechazaremos usarlos de comida.

      Eliminar
    2. Es cierto que una doctrina puede tener matices, aunque esto no conlleva que los tenga que tener necesariamente. Sin embargo, postular que el veganismo puede ser "flexible" no es un matiz de su significado sino que es negar el propio sentido del veganismo. Ser "flexivegano" significa en realidad que no habría diferencia entre ser vegano y no serlo. Ser no-vegano es precisamente ser flexible respecto de la explotación animal y aceptarla y participar en ella según te conviene. Es lo contrario de ser vegano.

      Por todo lo expuesto, me reitero en mi postura de que el término "flexiveganismo" no puede ser válido por las dos razones señaladas anteriormente: [1] el veganismo no es una dieta y [2] su significado no acepta la flexibilidad.

      [1] Pensar que el veganismo es una dieta es contradecir la historia del veganismo, contradecir la gran mayoría de definiciones aceptadas —incluyendo su definición original consensuada por los creadores del veganismo— y contradecir el uso que los propios veganos hacen del término.

      [2] El término "flexiveganismo" es una contradicción lógica con el propio sentido del veganismo; de la misma manera que sería contradictorio y absurdo hablar de "flexifeminismo". El veganismo es el rechazo radical de la explotación animal. Ser "flexible" respecto de la explotación animal es lo opuesto a ser vegano.

      Aparte de todo esto, me parece que el término "flexivegano" apenas existe en el habla ni es utilizado por casi nadie. Lo que entiendo que deberíamos hacer pues, a tenor de lo argumentado, no es aceptarlo ni fomentarlo; sino corregirlo y rechazarlo.

      Por favor, les pido que tengan en cuenta estas aclaraciones y reconsideren su postura actual. Gracias de nuevo de por su atención.

      Eliminar
    3. Apenas media hora después me responden:

      Gracias de nuevo por sus observaciones, y aunque entendemos sus razonamientos no compartimos su punto de vista.

      Les escribiría una tercera vez pero me parece que no están teniendo en consideración mis argumentos ni tienen intención de recapacitar su decisión.

      Eliminar

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog y las normas de convivencia.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...