1 de agosto de 2011

Misantropía: un grave error


«La última debilidad de la violencia es que es una espiral descendente, que engendra lo mismo que busca destruir. En lugar de debilitar el mal, lo multiplica. De hecho, la violencia hace simplemente crecer el odio. Y esto continúa. Devolver el odio por el odio multiplicado al odio, añadiendo una oscuridad todavía más profunda que una noche sin estrellas. La oscuridad no puede esconder la oscuridad: sola la luz puede hacer esto. El odio no puede esconder el odio: solo el amor puede hacer esto.»                                                                                                  Martin Luther King

Un grave error, que no ayuda a solucionar ningún problema, es pensar que el ser humano en sí mismo es la causa de los problemas que nos acucian, en lugar de entender que el verdadero problema es la mentalidad que motiva sus actos inmorales. 

Es la mentalidad, el prejuicio del especismo, lo que nos hace creer que somos superiores a los demás animales, y que estamos legitimados en explotarles para nuestro beneficio.

Además, creer que si alguien hace algo malo es por causa de la especie a la que pertenece es igual de equivocado que creer que si alguien hace algo malo se debe a su raza o a su sexo. Se trata de un prejuicio. El problema no es la especie humana. El problema es el especismo. Actuamos en gran medida condicionados de acuerdo a nuestros valores y creencias.

Cualquiera que haga un repaso por la historia de la humanidad en diferentes lugares y culturas, verá que su comportamiento no ha sido esencialmente distinto del de otros animales. 

En su mayor parte, los humanos vivían para subsistir. Y aunque es cierto que desde el principio hemos explotado a los animales (tanto humanos como nohumanos) también es cierto que el ser humano inventó la agricultura, que es la solución fundamental para no depender de los demás animales. Y aunque hemos asumido muchas veces ideologías que defienden el odio y la violencia, también existen culturas en las que se promueven ideas de respeto y convivencia.

Los seres humanos no somos los únicos animales que explotamos a otros para nuestro beneficio, ya sea por alimento o diversión. Cualquiera que se interese por conocer las vidas de los demás animales podrá encontrar fácilmente ejemplos numerosos acerca de este hecho. Luego no somos radicalmente diferentes ni excepcionales. 

Aunque tal vez sí hay algo que quizás nos diferencia en cierto grado del resto de animales, y es el desarrollo de nuestra capacidad moral para comprender lo que está bien y lo que está mal y actuar en consecuencia.

Considero que deberíamos centrarnos en ese aspecto positivo, y ayudar a los demás a descubrirlo y potenciarlo a través de la educación. En lugar de malgastar nuestro tiempo en odiar, y no hacer nada constructivo por cambiar las cosas para mejor.

No me parece tampoco que sea algo bueno desear el mal para aquellos que supuestamente actúan mal; cuando en su lugar podríamos desear que tengan un cambio de conciencia que les haga dejar de actuar de esa manera. Aunque ese cambio de conciencia es más fácil que llegue si nosotros ayudamos a que se produzca. Así que ¿por qué no les ayudamos a comprender lo que hacen mal y les animamos a cambiar de forma de pensar y actuar?

Difundamos valores de respeto y convivencia, y formas de llevar a la práctica dichos valores. Centremos nuestro activismo en un sentido educacional que tenga como base moral el veganismo y los Derechos Animales. Solamente reduciendo el especismo reduciremos y, finalmente, eliminaremos la sistemática explotación que ejercemos sobre los demás animales. En palabras de Joan Dunayer:
«La emancipación a amplia escala requerirá un cambio radical en las actitudes de las personas. Debemos reducir el especismo. Mientras modelamos el lenguaje no-especista y el comportamiento, debemos educar a las personas sobre sus afianzadas formas de prejuicio. Una vez que las personas reconozcan completamente la crueldad e injusticia inherentes al especismo, éstas rechazarán toda explotación humana hacia los no-humanos. Al final, sólo un descenso sustancial del especismo puede emancipar a los no-humanos.»

6 comentarios:

  1. Luis, cordial saludo.
    Este post me hizo pensar en alguna publicación en la web que trataba el tema de la misantropía y la liberación animal, el lío es que no lo encuentro para compartirlo..

    El caso es que ambos textos me pusieron a pensar mucho ya que el motor de la educación vegana somos los humanos, pues en manos de todas/os está el construir realidades distintas para los demás animales. Entonces quedarnos en el odio y la discriminación harán que el trabajo quede en pocas manos y sea más dificil. Eso sin contar que esas actitudes en vez de animar a los otras/os a unirse a la causa y apoyar activamente puede generar lo contrario.

    Incluso, pensaba ¿No será especista también rechazar a las/os humanos,que aún no se han sensibilizado ante el sufrimiento de millones de animales no humanos?

    Me agrada el formato de los posts, cortos pero profundos.

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    Lu dice: "¿No será especista también rechazar a las/os humanos,que aún no se han sensibilizado ante el sufrimiento de millones de animales no humanos?"

    El especismo es la discriminación moral de otros pacientes morales en función de la especie a la que pertenecen, no lo que comentas.

    Saludos,
    David.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Lu. 

    Muchas gracias por tus comentarios. Me alegra verte de nuevo por aquí.

    Debo decir que estoy muy de acuerdo con la observación que haces. Porque, en efecto, no concibo ninguna manera razonable de cambiar las cosas si no es cambiando antes la raíz del problema, que es la forma de pensar que domina a la sociedad humana en su conjunto y a los individuos que la componen. Entiendo que esto sólo se puede conseguir a través de la educación. Y sin duda que se trata de una tarea enorme y difícil. Es por eso que requiere que concentremos toda nuestra energía, tiempo y recursos en ella. 

    Hay muchos veganos y activistas que creen que la educación “está bien” como ”una parte más” del activismo. Pero yo no podría estar más en desacuerdo. La educación es la actividad fundamental y más importante, y la más prioritaria. Cualquier otra forma de activismo resultará siempre inútil de cara a solucionar el problema, o incluso contraproducente, si no tiene una base social que la apoye al haber comprendido correctamente, gracias al activismo educativo, la situación que vivimos.       

    También estaría de acuerdo contigo en que el odio y rechazo a los humanos tiene una clara connotación especista. Ciertamente es igual de especista creer que la humanidad es un especie esencialmente diferente y superior, a creer que es esencialmente diferente e inferior (en el sentido de perversa y corrompida) a las demás especies animales. Ninguno de esos prejuicios tiene que ver con la realidad, y asumirlos sólo puede traer desgracias. 

    Considero que es un deber nuestro el adoptar una actitud cordial y comunicativa con los demás, pero no sólo porque esto nos resulte más útil para difundir y hacer comprender nuestras ideas, sino porque cada persona merece moralmente un respeto por sí misma. Y el odio y la hostilidad van en contra de ese respeto.   

    Encantado de poder contar con tus opiniones.  

    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, David. 

    Según entiendo yo, el especismo es la discriminación moral en función de la especie. Por lo que la observación de Lu me parece apropiada, ya que si pensamos que los humanos, por el hecho de ser humanos, no merecen respeto y consideración estaríamos siendo especistas. En general, cualquier opinión moral que esté basada en la especie sería incorrecta y por tanto inmoral, es decir, especista en este caso.

    Viéndolo bajo este punto de vista, no sé si ahora estarás más de acuerdo con esa conclusión. Igualmente, te agradezco como siempre tu participación.    

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es mentira que el humano sea la única especie que explota a otra. Muchas hormigas explotan a los pulgones como ganado.

    ResponderEliminar
  6. Como misántropo que me considero considero que la misantropía radica en más puntos que los que mencionas. Pero no le encuentro sentido compartirlo con personas que están acopladas a este mundo regido por los humanos. .

    ResponderEliminar

NORMAS DEL BLOG

No se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen a gritos— ni tampoco el empleo de insultos, amenazas o cualquier tipo de agresión verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas básicas de convivencia en este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...