31 de octubre de 2012

Homofobia, especismo y la falacia naturalista





Una de las supuestas razones que se suelen alegar desde posturas heterosexistas u homófobas para justificarse es alegar que la homosexualidad no es "natural". Por lo tanto, desde su punto de vista, practicarla no sería algo bueno o correcto porque no es natural. Lo que sí sería correcto es prohibirla e intentar ponerle remedio, o, en todo caso, no darle nunca el mismo estatus de validez y reconocimiento que tiene la heterosexualidad.

Como respuesta a esa objeción, se han publicitado diversos estudios científicos que demuestran que, lejos de ser algo anti-natura, el comportamiento homosexual es algo relativamente habitual en la naturaleza y se puede observar en la conducta de muchos otros animales, aparte del ser humano.

Sin embargo, considero que este enfoque es problemático y cuestionable por diversas razones. 

En primer lugar; el hecho de que algo sea natural —¿acaso habría algo que no forme parte de la naturaleza?— no nos dice nada acerca de si es beneficioso o perjudicial, o acerca de si moralmente correcto o incorrecto. Muchos elementos naturales son perjudiciales; por ejemplo, las setas venenosas. Muchas conductas naturales son lesivas y dañinas, como es el caso de la depredación y el canibalismo. Que algo sea natural no significa que no sea perjudicial o inmoral, o ambas cosas a la vez.

Lo que otros animales —u otros humanos— hagan, por el simple hecho de que lo hagan, no es algo relevante para establecer lo que moralmente está bien o o que está mal. Por el simple hecho de que una conducta sea habitual en la naturaleza, o en nuestra sociedad, no implica que sea éticamente buena o mala. Lo único que nos indica esto es que se realiza de manera frecuente o espontánea. El problema es que los asesinatos y las violaciones sexuales son conductas habituales en nuestra sociedad que, por desgracia, ocurren todos los días.

Muchos animales —incluyendo por supuesto a los humanos— agreden y matan para comer y coaccionan sexualmente a otros individuos. El comportamiento de los demás individuos no es una base racional para establecer lo que moralmente está bien hacer. 

Es la ética, fundamentada en la lógica, lo que nos indica la diferencia entre el bien y el mal. Por ética entendamos la igual consideración y respeto a todos los individuos sintientes y sus intereses básicos. Ésta es la base moral de los Derechos Animales.

En cuanto a la sexualidad, lo único moralmente relevante a tener cuenta es si se trata de un acto consentido, por alguien que puede dar su consentimiento consciente, y si no viola la seguridad física de nadie. Todo lo demás sería una cuestión puramente privada. Intentar atacar a la homosexualidad alegando que "no es natural" sería tan absurdo como reivindicar su legitimidad apelando al mismo criterio de naturalidad. Nada de esto tiene que ver con su moralidad.

El simple hecho de que algo sea "natural" no lo convierte en moralmente aceptable. Entiendo que para determinar racionalmente la moralidad de un acción hay que basarse en si cumple unos criterios lógicos básicos; en si se realiza con el consentimiento libre y voluntario de los individuos implicados; y en si causa un beneficio o perjuicio a todos aquellos que se puedan ver directamente afectados por dicha acción.

A menudo se alega también que la homosexualidad no es aceptable porque no es practicada por la mayoría de la población que es heterosexual. Pero aunque una opinión, creencia o costumbre sea mayoritariamente sostenida por la mayoría de la población esto no implica que dicha opinión sea verdadera de hecho o moralmente aceptable. La pretensión de sostener que algo es verdadero o bueno sólo porque mucha gente lo haga o lo crea así es una falacia lógica

Aunque la mayoría de la gente estuviera convencida de que vivimos en una Tierra plana, esa mayoría no daría un solo ápice de veracidad a dicha creencia. La verdad de una creencia únicamente está relacionado con su correspondencia a los hechos empíricos comprobados y a los principios básicos de la lógica.

Otras veces se dice que la homosexualidad no es aceptable porque es intrínsecamente estéril. Pero en este caso ocurre que tampoco tiene ninguna relevancia moral si determinada conducta tiene un supuesto propósito evolutivo. Esto último sería volver a caer en la falacia de que algo es bueno sólo porque es "natural".

La moralidad de la homosexualidad no tiene que ver con que sea "natural" o no, sino solamente con el hecho de que no implique un daño intencionado y se realice con el consentimiento libre e informado de los participantes. Exactamente el mismo criterio que debe seguir la heterosexualidad. La heterosexualidad no es moralmente aceptable a menos que se lleve a cabo con el consentimiento libre e informado entre adultos, y no implique un daño o perjuicio intencionado. Lo mismo vale, por lo general, para cualquier tendencia sexual.

Si bien la discriminación heterosexista supone un problema serio que afecta directamente a la vida de millones de homosexuales —y en general a personas que no acatan la norma sexual tradicional— no deja de ser increíblemente risible ver a menudo que las posturas homófobas traten de reivindicarse apelando a la naturaleza pero que cuando su argumento de que la homosexualidad no es natural se evidencia insostenible acaben diciendo que precisamente el hecho de que otros animales practiquen la homosexualidad es una razón para proscribirla, ya que de lo contrario estaremos rebajándonos a comportarnos como "animales". Primero dicen que la naturaleza es la norma y, cuando el argumento falla, a continuación alegan que comportarse de forma natural es despreciable.

Aquí vemos la misma pauta ilógica que siguen la posturas especistas que tratan primero de justificar nuestra explotación sobre los demás animales alegando que utilizar animales es algo "natural", porque es algo que otros animales también hacen, pero cuando se les demuestra que el canibalismo también es natural —y por lo tanto, según su criterio, debería ser algo aceptable— acaben diciendo que el canibalismo no es aceptable porque nos rebajaría a comportarnos como "animales".

En el fondo todas las mentalidades opresoras siguen la misma estructura básica. Lo único que diferencia la homofobia del racismo o el especismo es una determinada característica de las víctimas que no coincide con el paradigma establecido. Individuos discriminados y oprimidos por no ser heterosexuales, o por no ser de la raza indicada, o por no ser humanos. Todos ellos, todos nosotros, seres que sienten, que sufren, que tienen intereses propios, que aspiran a tener su propia vida y bienestar. 

Sólo cuando comprendamos que lo único que importa es la la capacidad de sentir, y no la raza, la especie o la orientación sexual, y actuemos en consecuencia; sólo entonces dejaremos de causar víctimas inocentes cuyo único delito fue ser diferentes en su aspecto, o en su orientación sexual, o en su inteligencia o en su forma de comunicarse


Artículos relacionados:

- ¿El heterosexismo es diferente?


- Respuesta a Fernando Savater: las “aventuras humanas” son diversas


- ¿La estupidez es natural o "contra-natura"?


10 comentarios:

  1. No hay una ética que absoluta o la auténtica o definitiva.
    Por ejemplo, Juan puedo tener un árbol al lado de mi casa que sea emocionalmente muy importante para mí por X motivos (por ejemplo haberle abonado con las cenizas de su padre o haberse declarado allí a su mujer). Juan ve que hay un grupo de hormigas que están acabando con el árbol y defendiendo a este acaba con ellas. Juan piensa que tiene toda la autoridad moral en hacer lo que ha hecho. En cambio Antonio considera que una hormiga es un ser sintiente por lo que su vida tiene valor moral y en cambio el árbol no por lo que considera que Juan ha realizado una acción inmoral.
    Yo no considero que una actitud ética de estas dos sea superior a la otra. Cada una es coherente con unos principios absolutos en los que se basa, pero al fin y al cabo esos principios últimos siempre seran de alguna manera arbitrarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a modificar un poquito la historia que planteas para ver si tiene o no sentido. Vamos a olvidar por un momento las hormigas y vamos a pensar que en vez de ellas, son un grupo de jóvenes adolescentes que cada vez que salen de marcha por la noche utilizan ese mismo árbol como urinario y que debido a la acidez de la orina están con ello igualmente acabando con él, y que por ello Juan decide matarlos a todos.

      Juan piensa que tiene toda la autoridad moral para hacer lo que ha hecho, mientras que Antonio considera que un adolescente, por muy "guarrete" que sea, es un ser sintiente, a diferencia del árbol, por lo que considera que Juan ha realizado una acción inmoral.

      Yo si espero que eticamente una de estas dos opiniones esté una encima de la otra, porque sino mal vamos. Mal vamos si tan siquiera nos planteamos poner el valor sentimental de algo por encima de la vida de alguien.

      Eliminar
    2. José Ángel, yo no veo que en tu razonamiento se demuestre que no hay una ética absoluta. Lo que estás diciendo es que de hecho hay diferencias de opinión, de parecer o de pensamiento entre personas. Pero eso no quiere decir que exista una pluralidad de éticas diferentes. Del mismo modo que alguien puede creer que la Tierra es plana y otro puede creer que es esférica. Pero eso no significa que no podamos decir que una teoría es la correcta y la otra equivocada. Las dos teorías no son igualmente válidas. No pueden serlo. No hay una pluraridad de geologías. Solamente hay una que es correcta. Aunque se pueden presentar diferentes teorías al respecto; la teoría que no coincide con los hechos empíricos comprobados, y con los principios de la lógica, es errónea. El mismo criterio debe valer para la ética, si adoptamos una postura racional.

      También dices que los principios últimos de toda teoría moral siempre serán arbitrarios. Pero no estoy de acuerdo en absoluto. Una teoría moral puede estar basada en hechos empíricos comprobados y en los principios básicos de la lógica. Si es así, entonces ya no es arbitraria, por definición, sino que es objetiva. Cuando digo basada en hechos y en la lógica, no me refiero a cualquier hecho ni tampoco a que sea una teoría lógicamente coherente solamente en su forma. Me refiero a una ética cuyo contenido coincide con los principios básicos de la lógica; y esos principios determinan cuales hechos son moralmente relevantes de consideración.

      En la siguiente nota planteo la posibilidad real de que la ética propiamente hablando, la ética racional objetiva, esté fundamentada en la lógica [recomiendo leer también los comentarios en ella]:

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2012/03/logica.html

      Estoy escribiendo una entrada en donde trato de continuar y desarrollar este planteamiento. Espero publicarla aquí muy pronto.

      Eliminar
  2. Gracias Igor por tu aclaratoria y gráfica respuesta.
    Con el simil de situaciones que has puesto se puede ver el arduo trabajo que le queda al movimiento vegano para instaurar su filosofía en nuestra sociedad. Me explico: Ante la situación que planteé yo, tú pusiste otra que para un vegano es similar, pues para un vegano es igual de reprochable moralmente el matar un hormiga que hacerlo a un niño, sin embargo, en la sociedad actual sí que existe una jerarquia moral bastante acusada.

    Para un vegano solo existen dos tipos de entes:
    a) seres sintientes, todos iguales, a un mismo nivel moral en en cuanto a derecho y trato a recibir.
    b) Seres no sintientes, aquí incluiríamos el árbol de Pedro. Estos no son seres sintientes y por lo tanto no tiene derechos morales que exijan ningún trato.

    La sociedad actual moralmente es muy jerárquica, con distintos niveles de "almidad". A una persona le duele (por norma general) mucho ver sufrir a otro ser humano, menos si el que sufre es un rinoceronte y menos si es un insecto y además esta sociedad si que considera éticamente reprochable el matar o dejar morir una planta (evidentemente mucho menos que una persona o un rinoceronte)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Ángel, estoy de acuerdo en que queda mucho trabajo por hacer para que la sociedad en general, los individuos que la componen, comprendan y asuman que todas las personas merecemos un respeto básico sin importar si somos humanos o no. Lo único que importa es que todos igualmente sentimos. Es una tarea larga y difícil, pero no es imposible.

      Me gustaría señalar también que no es cierto que desde una perspectiva ética de Derechos Animales, los vegetales no puedan tener absolutamente ningún valor moral. Ciertamente no tienen valor inherente, por sí mismos, pero sí pueden tener, y tienen de hecho, un valor instrumental en tanto que su existencia, conservación y uso son necesarios e importantes para los intereses de los seres sintientes.

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2011/08/ecologismo.html

      Un coche, una casa o una manzana no tienen ningún valor moral por sí mismos, ya que ni sienten ni padecen absolutamente nada, son objetos, pero pueden merecer consideración moral si pertenecen a una o varias personas, o si dichas personas tienen intereses legítimos respecto de aquellos objetos.

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2012/06/y-que-pasa-con-las-plantas.html

      Por otra parte, considero que la noción de jerarquía no tiene validez moral. La jerarquía es un concepto inventado que no tiene correspondencia con ningún hecho empírico o principio lógico. Ciertamente en la realidad hay casos y situaciones de sometimiento, pero no encontrarás la jerarquía como tal en ninguna parte, más allá del pensamiento.

      Eliminar
  3. Osea que el apego hacia el árbol es el hecho que justifica matar... quien no tiene apego a su coche, no por eso matas a una paloma por cargarse encima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar.
      Creo que la principal discrepancia que hay en este caso es que mientras un vegano no da absolutamente ningún valor a la vida de un árbol y da valor 100 sobre 100 a la de una hormiga otras personas pueden, a una planta que tiene en una maceta o a un árbol determinado, valorarlos de forma distinta, incluso que prefiera matar un insecto para mantener la vida de su árbol.
      Seguramente entiendes lo que digo y no te parece tan inmoral e incoherente esa postura. ¿O sí?

      Eliminar
  4. "La heterosexualidad no es moralmente aceptable a menos que no se lleve a cabo con el consentimiento libre y consentido entre adultos, y no implique un daño o perjuicio intencionado".

    Creo que hay un error de redacción en esa frase, a mi parecer le sobra un "no". También creo que es redundante decir "consentimiento libre y consentido". Aunque puedo estar equivocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Gracias por el aviso. Reviso muchas veces los textos pero siempre aparecen erratas como ésta.

      También tienes razón es que esa expresión es redundante. Lo que quise decir fue "consentimiento libre e informado", es decir, sin coacción de ningún tipo y con conocimiento de lo que se está haciendo.

      Ya está corregido.

      Eliminar

NORMAS DEL BLOG

No se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen a gritos— ni tampoco el empleo de insultos, amenazas o cualquier tipo de agresión verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas básicas de convivencia en este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...